NO ESTÁS SOLO

2016-11-02-photo-00002540

De repente todo cambia…

Es curioso lo que os voy a contar.

Cuando uno cae enfermo piensa y ve las cosas de manera diferente. De repente todo cambia, aunque todo siga igual. Has cambiado tú y por tanto todo lo que te rodea cambia de color. Analizas, observas, te detienes en detalles que antes jamás habías percibido que estaban ahí. He llegado a pensar que hay tantos mundos como miradas a él se dirigen. Cada uno tiene mucho que aportar y aún así nunca estará el mundo contemplado en su plenitud. Los que estamos enfermos, con enfermedades graves, también tenemos mucho con lo que contribuir para entender la vida. Aportación llena de vida cuando llegas a comprender, a entender, lo que antes para ti no existía porque jamás necesitaste detenerte en detalles que la enfermedad te ha regalado. Sí, he dicho regalo.

En la vida real cada uno va a lo suyo. Acostumbramos a querer solo a los nuestros y a lo nuestro y los demás son extraños que producen hasta recelo. Andamos en solitario y en soledad. Nadie te mira, nadie te pregunta, nadie se preocupa. Hay veces incluso que te empujan para pasar por delante. Demasiada prisa.

Un día llega ese día. Te dicen “TIENES CÁNCER” y el mundo se derrumba ante ti. El miedo te invade. Te tiembla el cuerpo, el corazón, el alma… y llega la soledad. Hablas para adentro, en tu interior conversas a solas porque piensas que nadie que no esté en tu cuerpo puede entenderte.

2016-11-02-photo-00002535

Te animan y te miman

Los tuyos te arropan, te quieren, te sienten, pero nadie consigue quitarte el miedo.

También aparecen ellos. Sin avisar, sin darte cuenta, en silencio, sin llamar a la puerta, sin pedirte permiso y sin recibir nada a cambio.

Son todos los que te rodean durante tu enfermedad y tratamiento. El personal de limpieza, enfermeras, auxiliares, médicos, administrativos… Sin saber porqué te dan esa seguridad que te faltaba, te quitan el miedo. Es así, sin más, sin saber porqué. Su mirada, su sonrisa, su huella y su aliento entran en tu habitación y se introducen en tu recámara. Para siempre. Su ánimo te atrapa y tú a ellos te agarras. ¿Qué tienen escondido en su alma?

Te animan y te miman. Llegan a decirte que a lo largo de los días muchas veces piensan en ti. No es un trabajo el suyo. Es mucho más. Hacen que te sientas importante en la enfermedad, querido y sobre todo aliviado.

¡Jamás me había sentido tan bien!

img_1103

¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!

Solo tengo palabras de agradecimiento. Sí, para vosotros y vosotras que sé que me leéis y me animáis a hacerlo

¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!

Solo puedo devolveros, daros lo que soy…

El otro día mi oncóloga después de decirme que había leído mis artículos me dijo: ¡YA TIENES UN POCO DE VOZ!

Ese susurro de voz no es mío. Es vuestra voz. La que me dais cada día.

Termino con las palabras que un día escribí y hoy repito.

Si podéis curar, curad.

Si no podéis curar, calmad.

Si no podéis calmar, consolad.

Todo eso y mucho más habéis hecho conmigo. En definitiva amar

¡Gracias!

Alejandra Dávila López

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a NO ESTÁS SOLO

  1. elavilla42 dijo:

    Habiendo leído todas tus notas en orden, Alejandra, y tras haber pasado hace nueve años haya por una situación parecida me parece que te encuentras en la mejor instalación que podías haber escogido: la de la aceptación de la realidad en que te has visto, dolorosa y salvífica a la vez, y de agradecimiento, en tu bondad, a todos los que te han ayudado, acompañado y dado ánimos en todo este tiempo.

    Que todo siga así, que es el único camino humanamente aceptable.

    Ya sabes donde estoy.

    Un abrazo,
    ENRIQUE

    Me gusta

  2. Andrés Galán dijo:

    Te envío un fuerte abrazo, siguiendo los deseos de mi Madre. Ayer cumplió 85 y te desea lo mejor. Lucha con fuerzas contra la enfermedad desde 2009

    Me gusta

  3. Juan Chicharro dijo:

    Precioso Alejandra , precioso

    Me gusta

  4. Azzalea dijo:

    Eres valiente y agradecida. Un brindis por tí!

    Me gusta

  5. cuca Herce dijo:

    ¡Hola, Jana!
    Hace tiempo que quiero escribirte. Desde que tu madre empezó a enviarme tus escritos a través de whatAssp, ya que no utilizo las redes. Describes y aceptas tan bien tu situación, que pensaba: ¿y que le puedo decir yo?, pero, un mensaje de un amigo, inmediatamente, me remitió a ti, por eso te lo transcribo:
    “Amo la vida, por eso acojo la tristeza y miro a la alegría. Por eso vivo la impotencia y busco nuevos deseos. La Fé es un “todo”. Nada sobra. Todo es útil aunque no lo entienda a la primera”.
    Leo tus escritos con verdadera atención, cariño y admiración. Me recuerdas el gran regalo que es la vida y la importancia que tienen las cosas del día a día, las cosas corrientes, cotidianas, en la que, los que estamos “sanos”, no reparamos.
    Por encima de todas las nubes, cabalga el sol.
    Beso enorme.

    Me gusta

  6. Sigue escribiendo e iluminando el camino de todos los que te leemos. ¡Gracias!

    Me gusta

  7. Cris dijo:

    Cada semana vuelves a sorprendernos con tu humildad, tus relatos son una gran lección para todos porque como dices vivimos demasiado deprisa y olvidamos tantas cosas….Admiro lo grande que eres….Me encantó verte tan bien el otro día y que todo vaya saliendo genial, te mereces tanto por ser como eres….Cuidate muchisimo!!!

    Me gusta

  8. Loli Adeva dijo:

    Hola Jana, el mundo va a una velocidad increible. Es cuando te leo cuando me doy cuenta de que en la vida hay que parar un poco y darse cuenta de lo importante, de la gente que nos rodea, de la gente que nos quiere. Con cada escrito nos das una gran lección, eres un amore! Me emocionan tus palabras y me alegra infinito las buenas noticias que has tenido hace poquito. ¡Un beso enorme!

    Me gusta

  9. Manuel Campomanes Fernández. dijo:

    Gracias Alejandra. Gracias, por tu testimonio. Por tu valor. Por tu Fé.
    Eres digna hija de tu padre…
    Como de estas “cosas” puedo dar conferencias, te admiro y ya formas parte de mis oraciones por tantos y tantos amigos/as.
    Sigue dándonos ejemplo… ¡¡Lo necesitamos!!.
    Ofrece tus padecimientos por España…
    Si ren algo te puedo atudar, no tienes más que ordenar.
    Un fuerte abrazo legionario

    Me gusta

  10. Maria del Carmen Palazón Martínez dijo:

    Alejandra, me hablaron ayer de tu blog en el hospital y estaba deseando entrar a leerlo…soy Mayka, la técnico de radioterapia… Nos encontramos hace poco en los pasillos.
    No tengo palabras…no tienes que darnos las gracias, como tu bien dices esto no es un trabajo, tus palabras me llenan de alegría y satisfacción y me hacen sentir sobradamente recompensada. Los “luchadores del país de nunca jamás” sois seres increíbles…

    Me gusta

  11. Mayka dijo:

    Alejandra, me hablaron ayer de tu blog en el hospital y estaba deseando entrar a leerlo…soy Mayka, la técnico de radioterapia… Nos encontramos hace poco en los pasillos.
    No tengo palabras…no tienes que darnos las gracias, como tu bien dices esto no es un trabajo, tus palabras me llenan de alegría y satisfacción y me hacen sentir sobradamente recompensada. Los “luchadores del país de nunca jamás” sois seres increíbles…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s