TENGO QUE CONTARLO: “LA SOLEDAD DE LA UVI” (Segunda Parte)

2016-11-24-photo-00000331

La soledad de la UVI

Aún con los ojos abiertos y habiendo vuelto a la vida seguía oyendo de fondo a los médicos que decían que poco podían hacer por mí. Entre el murmullo llegué a percibir que hablaban de mi oncóloga de Madrid, de mi garganta cerrada y que no podían entubarme. Me pareció entender que el otorrino de guardia iba de camino porque o me hacían una traqueotomía o moriría. Yo no podía hacer otra cosa que escuchar y hacer fuerzas, no sé cómo, por vivir.

En ese intervalo de tiempo en el que respiraba gracias a una mascarilla que insuflaba el aire a presión dejaron entrar a mi marido y mi hija. Por fin vi en sus caras un poco de serenidad aunque reflejaban la seriedad del momento. Tengo muchas lagunas de aquellos momentos. Cerré los ojos, soy consciente de ello, y también de haber percibido, sigo recordándolo, sensaciones agradables, aunque extrañas, indescriptibles. Es muy difícil explicaros todo lo que en aquellos momentos eternos sucedió a mí alrededor o en mi interior. Es otro mundo que tal como sucede se borra dejándote simplemente una huella de recuerdo. Me di cuenta de que estaba en la UVI. Como si me trasportara en el tiempo, hubo momentos en los que no supe distinguir con claridad mi situación. ¿Era yo? ¿Estaba yo allí o lo que percibía era solo mi alma, mi espíritu?

La UVI es un lugar oscuro, silencioso, donde la soledad invade tu cuerpo, y solo oyes murmullos que te parecen del pasado. Como si nada ya tuviese que ver contigo. Sientes la muerte cercana, quizá sea eso la misma muerte. Sientes que no sientes nada.

cita-previa-uci-640x380

La UVI es un lugar oscuro y silencioso

No podía hablar, ni de ningún modo expresarme; apenas respirar.

La otorrino de guardia confirmó el veredicto. Puse las manos para que me esposaran y me llevaran no sé dónde. Me iba enterando de todo, aunque la sensación era que aquello no iba conmigo. Al no poder entubarme no hubo anestesia así que, como vulgarmente se dice a pelo, anestesia local y agujero en la garganta: traqueotomía. De nuevo al rincón de la soledad, a la UVI. ¿Por qué a mí? ¿Tan mal lo he hecho en la vida? En aquella inmensa soledad sin horizontes ni futuro me repetía una y otra vez: ¿no es suficiente un cáncer para ahora complicarlo todo más?

En silencio, sin poder hablar, en la oscuridad sin respuesta, me quedé. Sentía un inmenso dolor por dentro y por fuera. Nunca lo he sentido igual. Eso es dolor de verdad, ese que muchos no conocen porque no lo han sentido. Dios quiera que no lo conozcáis jamás.

La enfermera de guardia me miró a los ojos y sin parpadear, me cogió la mano en la que puso una botella con tapones dentro. Si necesitaba algo, me dijo, mueve la botella con fuerza. ¿En esto me he quedado? ¿Postrada en una cama con una botella que debo mover si me pasa algo? Rompí a llorar. ¡Esto no puede estar pasando, no puede ser cierto!

Entonces vi la luz, un resplandor, algo mío, algo que enseguida reconoces. Noté calor, alivio. Eran las 3 de la mañana. Percibí que mi marido entraba en la UVI con mis padres que habían viajado para estar conmigo. ¡Qué sensación! Solo puedo comparar aquellos momentos con el recuerdo de cuando eres pequeño y te metes en la cama de tus padres. Allí sientes que ni el peor monstruo del  mundo podrá atacarte. Algo parecido sentí yo. Por primera vez fui consciente de que estaba viva. ¡Estoy viva! y voy a vivir.

img_0951No tardé mucho tiempo en pasar a una habitación. A los pocos días estaba haciendo mi vida normal, bueno si a esto se le puede llamar así. Agujero tras agujero, iba saliendo adelante. Al principio una sonda gástrica que he superado, ahora una traqueotomía… ¿Qué vendrá después?

Pues después, cuando esto acabe, quiero acabar cantando como la Caballé.

Para ello hay que pensar, repasar y confiar.

Incluso si los otros dudan, tú jamás lo hagas. La fuerza que hay dentro de ti no la conoce nadie. Ni las máquinas ni los hombres. Tu fuerza es mayor que la energía del sol. Puedes y debes pensar que dentro de ti está el secreto de tu curación. Desde el exterior mientras más amigos tengas que te ayuden en ese camino, será mucho mejor. Para luchar necesitas tus armas y las de los demás. Todos juntos es como hay que ganar. Por eso termino estos dos capítulos, que nunca hubiese querido contar, con una palabra que mientras más sufres más valoras: ¡Gracias!

Alejandra Dávila López

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a TENGO QUE CONTARLO: “LA SOLEDAD DE LA UVI” (Segunda Parte)

  1. Silvia Bailon dijo:

    GRACIAS a ti, por hacernos partícipes de tu historia de VIDA, por luchar por dejarnos seguir viendo tu sonrisa, por darnos esta lección para aprender a valorar cada momento y cada cosa por muy insignificante que parezca…..GRACIAS!!!

    Me gusta

  2. colconad dijo:

    Querida Alejandra:
    cuando a mi, a alguno de los míos se vea en un trance semejante, pensaré en ti, me agarraré a la fuerza que demuestras, que transmites incluso recordando tan duros y dramáticos momentos. nunca podremos agradecerte la fuerza que con tu testimonio nos transmites.
    sigue adelante con tu lucha y con tus relatos.
    ¡Que mujer!
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  3. Hola Jana,guapa!
    Si!, gracias a ti. Gracias por tus letras. Gracias por tu fuerza. Gracias por tu energía,por tu determinacion. Por tu sinceridad y sencillez en la expresion de tu fondo.
    Me encanta y me conmueve tu testimonio
    Es un ejemplo. Adelante!!
    Un besazo

    Me gusta

  4. Carmen López dijo:

    Una gran lección de valentía y de amor hacia los tuyos, sabes que siempre estaremos a tu lado desde Galicia tu familia te quiere

    Me gusta

  5. Félix Torres dijo:

    Jana, lo sabes, Seguimos estando enfrente: puerta con puerta; si algo necesitas, sólo tienes que llamar.
    Un fuerte abrazo; y un beso de Mª José.
    Félix.

    Me gusta

  6. Amiga Alejandra hemos vivido casi una experiencia similar veras estando de permiso tuve un accidente llovía y por no atropellar una persona mayor, frene y me derrapo la moto, dándome con la cabeza contra el para choques de un coche, en aquellos años el casco no era obligatorio, pasa 4 días inconsciente en la UVI y lo que ví; mientras iba en la ambulancia ya me daban por muerto, ví todo, por los pasillos, médicos, enfermeras, como iba al quirófano e intentaban reanimarme y me seguían dando casi por muerto un hilo de vida hizo me llevaran a la UVI hasta que desperté, mientras estaba inconsciente muchas cosas aparecieron en mi mente y sí ví pasar mi vida hasta que apareció una luz muy brillante y me encamine hacía ella, al llegar ví un figura que me extendió las manos y me dijo tienes que volver no ha llegado tu hora y supongo fue cuando me debí de despertar.

    El caso es que les narre a todos los médicos todo lo que había visto y oído no daban crédito pero no le quedo otra que aceptarlo cuando identifique a las personas y lo que habían dicho.

    Este paso Alejandra sería el inicio en un cambio en mi vida y acercarme mucho más al Señor, con ello quiero decirte que el Señor siempre esta con nosotros y hasta los que lo rechazan.

    Que Dios te bendiga

    Me gusta

  7. Marina San Martin Romero dijo:

    Que bien te expresas Jana ,y que valiente eres!!!
    Gracias por hacernos partícipes de tus vivencias.
    Muchos besos

    Me gusta

  8. carmen dijo:

    Alejandra, gracias por compartir con nosotros tus experiencias. Tengo un hijo que con 18 años tuvo un aunerisma cerebral, cayó en coma en mi casa , un médico del 061 cuando lo trasladaban en la ambulancia al hospital, me dijo que estaba muy grave y con muy mal pronóstico de que saliera. Estuvo en coma 21 días, le llegaron a dar la extremaunción, (le pasó un sábado) con lo cual en la UCI me dijeron que no había ningún arteriografistA para embolizarlo porque los fines de semanas no trabaja ésos especialistas. Todo el mundo de mis familiares y amigos sabían que se moría,… menos yo. Yo sabía que eso no iba a ocurrir y me agarré a la esperanza del milagro, de la fortaleza de mi hijo y saqué no sé de donde, toda la fortaleza para estar allí con él día y noche, pidiéndole a Dios, que me lo devolviera vivo, no me importaba cómo, sin en una silla de ruedas, si con problemas neurológicos, etc…pero que no me lo quitara. Alejandra, hoy mi hijo tiene 29 años, está totalmente recuperado, sin ninguna secuela (solo está embolizado) y…tengo dos nietos preciosos de él. Es mi único hijo y te cuento ésto, para decirte que nunca pierdas la esperanza, que eres muy fuerte y que te admiro muchísimo por tu gran valentía que a todos nos transmiten. Ánimo y un abrazo.

    Me gusta

    • Tengo los pelos de punta!!menuda historia dura la vuestra!!la fuerza del ser humano es impredecible…gracias amiga por compartir conmigo esto tan gordo que habrá cambiado vuestra vida…gracias porque esa esperanza de la que me hablas es la que me empuja a luchar cada día!!!un abrazo de los fuertes!!!!!

      Me gusta

      • Jose Lucinio Fernandez dijo:

        Querida Alejandra: Nos das ánimos a todos. Eres ejemplar. La Virgen te seguir´protegiendo, no lo dudes. Con mi admiración y el sincero afecto de tu amigo, recibe un abrazo emocionado

        José Lucinio

        Me gusta

  9. Raquel dijo:

    Deseando leer más y más ….
    Simplemente los pelos de punta lo que no he podido entender que em ningún momento pensarás si algo habías hecho mal,lo das todo por todos son pedir nada a cambio.
    No piensas en ti y estas sufriendo por los tuyos .
    Eres de las personas que he conocido más buenas.
    Siempre pensé y sigo pensando que tu y tu familia sois especiales,no os veo fallos …
    Adelante y no dejes de escribir ….Deseando leer el siguiente.

    Me gusta

  10. anajunqme dijo:

    La mirada humana ante el sufrimiento es un milagro sobrecogedor. Gracias por compartirlo con nosotros, tus lectores. Lecciones de valentía. Gracias tbm a quienes han comentado su experiencia; es infinitamente conmovedora. El ser humano es un misterio siemore esperanzado. Gracias.

    Me gusta

  11. Maria pilar lopez viñas dijo:

    Alejandra eres lo máximo. Me parece imposible ser tan valiente para escribir y hacerlo tan bien!!! El orgullo de tu familia!!todos te queremos!!mil besos prima!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s