¿NORMALIDAD O TODO SIGUE IGUAL? Alejandra Dávila López

La vuelta a la normalidad está siendo más complicada de lo que pensaba. Normalidad es sinónimo de seguir con lo vivido, pero cuando tú no eres la misma y no eres dueña de aquella normalidad, monótona, rutinaria, pero normalidad, todo se desmorona y se complica.

Uno piensa que después de sufrir tanto, disfrutar es más sencillo. Cualquier cosa por pequeña que sea te va a llenar la vida. No es exactamente así. Eso es  simplemente intentar deformar la realidad para creerte lo que no es. ¿O estaré equivocada? Una cosa es sentir y sufrir y otra es olvidar la cruda realidad, incluso el dolor que te acompaña de manera permanente. Yo quiero luchar, pero no voy a engañarme ni engañar a nadie. Cuando pierdes tanto y te conformas con tan poco es complicado mostrar una desbordante alegría. Sí. También es difícil poder explicarlo. Cada mañana me levanto queriéndome comer el mundo y según pasan los días me he dado cuenta de que el mundo me come a mí. Me siento pequeña entre la multitud; me siento como mi voz, baja, sin luz, sin volumen… ¿sin importancia?

No he perdido el miedo. Necesito tiempo…, sentirme segura, perder el permanente pensamiento en lo mismo: la enfermedad. Resulta complejo perder el miedo a morir, pero no sé si es peor tener miedo a vivir con este lastre, miedo a no saber hacer y ser feliz, a los cambios que ha pegado mi alma y mi cuerpo, miedo a no conformarme con poco y querer demasiado, miedo a ser sincera, a no querer a quien no me haga feliz. Miedo a ser incluso egoísta porque quiero más. Lo quiero todo, ser feliz, llenar mis huecos vacíos, exprimir todo al máximo; el todo o el nada, el blanco o el negro…

Apenas quedan días para las pruebas. La libertad dura poco cuando tienes Cáncer. Dura lo justo para controlar que tu interior no cree huecos donde pueda esconderse.

De nuevo incógnitas, incertidumbre, miedo. Esperar, vivir, seguir…

Ya no sé si esto es la normalidad, que todo sigue igual, o existe otra forma de encarar esta traidora enfermedad que te está esperando camuflada entre las horas felices.

SEGUIMOS…

Alejandra Dávila López

24 agosto 2017

Blog: alejandradavila.es

Anuncios
Publicado en Sin categoría | 8 comentarios

RECUERDOS… Alejandra Dávila López

Recuerdos…

Cuando era pequeña siempre quise tener pueblo. Envidiaba a mis compañeros y amigos cuando llegaban las vacaciones, o simplemente los  fines de semana, y se despedían con el ‹‹me voy a mi pueblo››. Yo soñaba con aquello, pero me iba a mi casa sin más. Pensaba que era una emoción, un cambio de aires, paseos salvajes, ser niño de verdad, aires frescos fuera de la ciudad.

El caso es que cumplí mi sueño y con esfuerzo y la ilusión de mi familia nos compramos una casita en la montaña de Alicante. ¡Ya tengo pueblo, pensé ! Es donde estoy ahora mismo, en mi pueblo, mi hogar de ilusiones. He tardado en volver después de mi enfermedad pues cuando te encuentras tan mal necesitas la seguridad de tener cerca un hospital y aquí estás un poco alejado. Pero ahora me siento feliz, segura y persona de nuevo.

Todo esto viene a que hoy bajando de mi pueblo por una carretera que tiene bastantes curvas me he cruzado con el cura del pueblo; hemos tenido tiempo de saludarnos porque esta carretera requiere ir despacio con lo que además de disfrutar del paisaje puedes ver uno a uno al que sube y baja por ella. Es curioso pero el cura es negro, negro como el carbón, como la noche; y no es broma, negro de noche.

La primera vez que nos vimos nos chocó y según pasaron los meses y los años formó parte de nosotros; a veces viene a vernos a casa y se toma algo, se ríe cuando le digo que si es de noche y llama a la puerta no le veo por la mirilla de lo negro que es.

Él aparte de ser el cura de mi pueblo lleva más pueblos de los alrededores y el hospital comarcal de la zona. Hoy al cruzarme con él se me ha encogido el alma, me ha crujido el estómago y he revivido aquel momento. Entenderéis el porqué.

Cuando me ahogué en la calle y me recogió la ambulancia me llevaron a ese hospital de la zona. Estando en la UVI y con la traqueotomía ya hecha no podía hablar, solo mi mirada encogida buscaba en los rostros un poco de piedad. Por lo que luego me contó, el cura se enteró de que yo estaba allí y me buscó… Yo no quitaba mi mirada del pasillo y lo vi pasar… tan negro como siempre, y le escuché que decía.

-No es ella.

Me miraba; yo le miraba; estaba tan desfigurada, hinchada y desgarrada que no me reconocía. Recuerdo mover las manos, mi mirada fuera de sí para tratar de decirle que era yo.

-Se llama Jana. Repetía. Me miraba y se iba.

-No es ella. Volvía a repetir.

Cuando pasó de nuevo moví el cuerpo entero, manos, piernas y entró. Me miró y note como me encontró en mis ojos llorosos y en mi impotente respirar…

Recuerdos, solo recuerdos que ahora firman parte de mi vida. Imborrables y agradecida a cosas como esta. Encontrarte a quien te calma en momentos de sufrimiento. Un amigo. Aunque en principio no me veía. Ahora me río recordando lo que yo le bromeaba.

Padre Juan no llame a casa de noche que si miro por la mirilla no le veo. Él al final si me vio. Los ojos del alma no estaban ciegos. Era una esperanza. Estoy bien, aprendiendo a vivir mi nueva vida siempre acompañada del miedo. Pero he dado el primer paso hacia la libertad. Estoy en mi pueblo, mi hogar, mi cura negro y mis recuerdos. Empiezo a ver sin darle mucha importancia a los afanes de la vida. Un pueblo pequeño te enseña muchas cosas, entre ellas dejar los agobios e ir con calma, día a día.

En un pueblo hay pocas cosas que contar, pero son muchas las cosas para quedarse allí en lo intemporal. Tengo pueblo, amistad y se abre la esperanza. La vida empieza a caminar de nuevo.

¡SEGUIMOS!

Alejandra Dávila López

Blog: alejandradavila.es

7 julio 2017

 

Publicado en Sin categoría | 9 comentarios

MI PADRE ME PONE VOZ (Alejandra Dávila López)

Mi padre y yo

Hoy no escribo yo. Mi padre me envía un artículo publicado en su blog y me he sentido tan identificada que le he pedido que se publique en el mío. Creo que en sus palabras se reflejan sentimientos míos y me ha parecido la mejor manera de deciros que los últimos resultados han sido muy buenos y esperanzadores. Hasta septiembre no tengo que volver. Es el momento de daros las gracias. El orden de preferencia en el agradecimiento no existe. Todos tienen la misma importancia; es a todos.

Mis doctoras, Belén y Ana, (les debo la vida), mis enfermeras ¡guapas y profesionales!… y amigas, Lucía (ella sabe lo que le debo), María Ángeles, Ana, mi internista, otorrino y con él Lorena. Pero hay agradecimiento al equipo de profesionales que me dan las citas, que me reciben y me organizan tan complejas pruebas. ¡Qué bien lo hacen y qué bien me siento con ellas! Como todos los que están detrás del público manejando esas máquinas poderosas que dan su veredicto. Una de las ventajas de estar enfermo, alguna tenía que haber, es conocer a gente que superan con creces lo que de ellos esperan. Esta gente que a veces parecen serios, siempre tienen la actitud adecuada, siempre, y después de fijarme bien en ellos descubría que llevan alas. Sí, son ángeles o por lo menos yo he descubierto sus alas.

A mis lectores y seguidores ¡Qué deciros! ¡Gracias! y no me dejéis. Formáis parte de mi anatomía y habéis entrado en lo profundo del alma. También tengo que dar las gracias a todos mis compañeros de enfermedad con los que la complicidad y el intercambio nos ha hecho ser más fuertes. No sigo porque me emociono así que os dejo lo que ha escrito mi padre, que hago mío.

alejandradavila.es

17 junio 2017

 

 

Los “zaratrones”

EL CÁNCER Y EL MECENAZGO. LOS ZARATRONES

Es una lucha contra el tiempo. Todos lo saben. Investigación, inversión, financiación, mecenazgo. Y tiempo. Todo es poco para poder llegar a tiempo antes de que pueda contigo. El cáncer es una enfermedad traidora; su traición se confirma cuanto más se le conoce. Actúa con alevosía. Cuando se le ataca parece muerto para reaparecer en cuanto le das confianza. Se esconde en los pliegues más recónditos, en las arrugas internas, y penetra en el alma intentando quebrantar tu resistencia y fortaleza. Es un enemigo peligroso que nunca sabes cómo reacciona. Es necesario sacarlo de sus escondrijos. Médicos e investigadores cada día saben más y podrán cerrar definitivamente sus vías de escape. Acabarán con él. Una carrera contra el tiempo en la que miles de corredores esperan en la línea de salida sin saber cuántos podrán terminar el recorrido. Todo lo que se haga y se invierta es poco.

Solo el que ha recorrido las salas de quimioterapia y ha visto los ojos de los radiados sabe lo que se esconde tras sus pupilas. Los ojos de los enfermos, hundidos y sin brillo, ganan en profundidad y belleza porque ven más allá de la perspectiva de la compasión. Miran el horizonte de la esperanza donde se esconde la solución, escudriñan cada paso que les conduce al optimismo.

Don Amancio Ortega Gaona

Es hora de darnos cuenta de que sus heridas son una permanente ofrenda a la curación de todos, para mejorar el futuro. Un enfermo colabora, con los que lo están y con los que están sanos. Sus cuerpos son laboratorios en busca de soluciones. Ayudan más de lo que en ocasiones les ayudamos. Y lo necesitan porque afecta al cuerpo y al alma. Esta muere a veces antes que el cuerpo. Por falta de curación, por  falta de alivio, por falta de consuelo, porque se acaba la esperanza. Si alguien es capaz de curar, aliviar o dar consuelo que lo haga. Es urgente y necesario.

Amancio Ortega Gaona, fundador y dueño de Inditex ha querido colaborar con la curación, el alivio y el consuelo. 320 millones de euros donados a la sanidad pública para renovar el equipamiento contra el cáncer. Junto a su gesto humano y sincero, la grandeza del corazón del hombre, hemos visto lo que considero la más baja y rastrera actitud del ser humano. Un grupo que dice pertenecer a una federación, o algo parecido, en defensa (?) de la Sanidad pública y que se autocalifican como ‹‹progresistas›› critican el gesto y rechazan la donación. Una reacción repugnante. Los calificativos que a uno le vienen a la cabeza los conocen ustedes de sobra. Mejor no decir nada por respeto a los enfermos y a su esperanza. Repugnante progresismo sin argumentos que utilizan el dolor humano para hacer su escandalosa política. Repugnante política la que dice: ‹‹No me gustan las dinámicas tercermundistas del millonario que regala dinero al sector público para hacer un hospital›› o ‹‹limosna de millonario››. Sepulcros blanqueados que ni sienten ni padecen sino que usan el dolor y la enfermedad en beneficio de sus ‹‹políticas››.

Sí, son palabras de Pablo Iglesias líder de un partido político llamado Podemos. Sí, aquí en occidente, en España. Así se las gastan estos sanadores de la sociedad.

Cuerpos cansados de duros tratamientos, el alma humana dolorida, estupefactos los enfermos que esperan la mejor máquina, el último avance: la curación. Estos personajes que califican de limosna de millonario el gesto de un hombre bueno no curan, no alivian, no dan consuelo.

Podemos hablar de todas las políticas sanitarias que quieran, discutir la bondad de cada una, sobre todo el hecho de que cada Comunidad Autónoma dirija su Sanidad, pero mientras haya un enfermo de cáncer, de la gravedad que sea, hay una esperanza más fuerte y respetable, una esperanza en la vida, que tiene más fuerza y sentido que la de la persona más sana del mundo. No frustremos esperanzas. No escandalicemos negando la mano del amigo. Yo estoy dispuesto a recoger cualquier limosna  para seguir alimentando la esperanza de los que saben que luchan contra el tiempo y que si la máquina no llega ellos quizá tampoco.

Entre las espinas una flor. Una esperanza. Merece la pena luchar y agradecer.

El optimismo y sentido del humor ya ha puesto nombre a las máquinas que ha donado D. Amancio Ortega: los zaratrones. Me cuentan que en algunas tiendas ZARA se acerca la gente a, de manera testimonial,  mostrar su agradecimiento. Me apunto a ello.

Lo esencial del ser humano habita en el corazón, en la intimidad. Es la intención del corazón lo que cuenta. No hay mejor política de Sanidad que las buenas intenciones materializadas por cada uno en función de sus posibilidades. Gracias al gesto de D. Amancio muchos se curarán, otros vivirán más y mejor y sobre todo la grandeza de la condición humana vuelve a aparecer. Todavía queda misericordia que es incluso más deseable que el sacrificio.

Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 11 comentarios

LOS RECUERDOS EN EL BOLSO

Hoy he buscado entre los bolsos guardados en el armario unos papeles que llevaba tiempo buscando. Tengo la manía de que cuando cambio de bolso cojo lo necesario y el resto lo dejo ahí, en el interior de su recuerdo. ¿Por pereza?, ¿pena?, ¿por querer dejar las cosas tal cual para que no se note que lo he cambiado?

Tenía en el armario cuatro bolsos repletos de papeles y cosas. Nunca mejor dicho ‹‹cosas››, porque la mayoría son objetos indefinibles cuando no inútiles e inservibles, pero…, un día, de repente, descubres en ellos un mundo nuevo que parecía ya pasado. Las cosas no pasan, aunque  creamos que lo hacen, quedan y vuelven. En un olor, una música o un gesto, de repente te encuentras de frente con lo que fue. Estaba enredando con los bolsos. Empecé en cuclillas vaciándolos y he terminado sentada en el suelo rodeada de recuerdos.

Olores, ¿cómo pueden permanecer ahí? He cerrado los ojos y me ha llegado el aroma del tren en el que tantas veces me he montado sola encontrándome tan mal, queriendo llegar a mi lugar, allí donde me iban, unas veces a curar, otras a aliviar.

Olores a chicle, a papel, servilletas, recetas médicas, caramelos ya sin sabor, pruebas superadas y citas pasadas que te cuesta creer que hayas estado allí… Cada cosa tenía su perfume; incluso un sonido para cada una de ellas. Si supiese escribir de cada una saldría un libro.

Todo en esta enfermedad marca tu vida para siempre.

Recogiendo cada objeto olvidado en el bolso, cada ‹‹cosa››, me venían los olores con su música a tren, hospital, urgencias, hasta de los chicles y estaciones recorridas de invierno a verano. Ya ha pasado mucho tiempo y mis bolsos guardan todas las historias vividas. Será ya para siempre. Mientras respiraba esos olores he oído de fondo la canción de una dramática película que cuando era pequeña escuchaba con con mis hermanas y llorábamos como magdalenas mientras nos mirábamos unas a otras.

“LOVE STORY”

¿La recordáis? Amar significa no tener que decir nunca lo siento. Si no  habéis visto la película preparar los pañuelos.

Y eso es lo que me da rabia: que al cáncer solo lo rodean lágrimas, sollozos, tristeza, el final…

Y yo tengo cáncer, tengo metástasis y no sé qué será de mí. Pero estoy feliz, me encuentro bien y cada día estoy más convencida de que se puede salir de aquí.

Love Story

Así que de momento me quedo rebuscando entre mis bolsos, jugando y buscando olores, recuerdos, papeles y chicles que me recuerdan que a pesar de haber pasado tanto estoy aquí y estoy ¡¡¡VIVA!!!

A la espera de las pruebas que determinarán mi futuro, por ahora no quiero ser, nunca lo seré, una ‹‹cosa›› perdida o guardada en un bolso. Hoy por hoy, como el árbol del paraíso, extenderé mi olor cada primavera resurgiendo entre tantos recuerdos. Entre ellos vosotros, gracias a los que:

¡¡¡SEGUIMOS!!!

Gracias.

Alejandra Dávila López

Blog: alejandradavila.es

24 mayo 2017

Publicado en Sin categoría | 8 comentarios

LAS PALABRAS DE UNA AMIGA

Gracias Pepi por tus palabras y compañía.

Mi amiga Pepi me ha emocionado con estos versos que hoy quiero compartir con todos vosotros. Una medicina difícil de conseguir y cuyos resultados son milagrosos. Es el milagro del amor y de la compañía. Gracias Pepi y gracias a todos por poner voz a mis sentimientos, por compartir y vivir a mi lado.

‹‹Buenas noches amiga: Espero que no te moleste que haya cogido frases escritas por ti en tu blog para dedicarte una poesía.

Lo hago con todo el respeto del mundo. Te adoro amiga mía. Con todo mi amor para ti.

Dicen que la valentía,

es la determinación,

de enfrentarse situaciones

de difícil solución.

Pude saber la historia

a través de una pantalla,

oí gritar: “cáncer maldito

voy a ganar la batalla”.

Cómo decías al mundo…

“ahora ya somos legión

los médicos mis generales

que dirigen la misión”.

“Hay momentos en la vida

desde mi humilde opinión,

que se hace tan necesario

gritar y pedir ayuda,

es como extender la mano

y acariciar el dolor”.

 Cómo nos dabas las gracias…

“Sois mi auténtica curación,

la medicina del alma

la que se da con amor”.

Juro, no dejarte sola,

amarte sin condición,

no dejarte en la estacada

acompañar tu dolor.

Gracias por darnos tanto,

“hechoconilusion”

Vamos juntos de la mano

porque tu voz es mi voz››.

Gracias Pepi. Desde mi corazón.

Blog: alejandradavila.es

5 mayo 2017

 

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

EL DÍA A DÍA

El día a día

Hoy me ha pasado algo que quiero compartir con todos vosotros.

No lo iba a contar, ni siquiera a los de casa, pero a veces suceden cosas que necesitas compartir cuando se mezclan una profunda sensación de tristeza  con la felicidad.

A lo largo de la vida conocemos a miles de personas, el día a día te las presenta y tu sonríes, se crea un feeling que te hace recordar, olvidar, meditar. Eso me pasó a mí hace un par de años con ella. Perdí su pista. Hoy, después de algún tiempo, he sabido de ella. Quiero mantener su anonimato. Hubo un día que ella marcó mi vida porque me enseñó a afrontar situaciones y problemas. Nunca sabes; resulta que al final he tenido que aplicarlas cuando pensaba que eran simples teorías de clase.

Durante estos últimos años, los de mi enfermedad, la he echado de menos y he pensado mucho en ella; me chocaba que no me acompañara en el camino de la enfermedad, pero si algo me define es que soy respetuosa y jamás obligaría a nadie a estar a mi lado. Bastante afán tiene cada día, bastante tiene cada uno cada uno, para ir encima con exigencias.

Hoy he recibido un mensaje suyo. He tenido que leerlo varias veces, muy despacio, masticando, digiriendo cada una de sus palabras.

Decía:

-No te he dado señales por miedo. Por miedo… Me vacié. Pero te aseguro que sé mucho de ti. He sacado mucho del dolor…

Cada uno tiene sus problemas y circunstancias amiga mía. Lo digo por todos. A diario en mi página de instagram a la vez que la gente me hace algún encargo charlamos y algunas me transmiten sentimientos. Algunos no son de felicidad precisamente. Vidas vacías, muchos problemas, incapacidades, enfermedades del alma, escasez de médicos para ello…, y de esperanza. Hay que tener un enorme cariño y respeto por todo el mundo, por todos. No hay buenos y malos. Todos son buenos, aunque las circunstancias a veces… No todo es felicidad, que la hay y mucha. También sufrimiento y dolor. El cáncer no es ni la única ni la peor enfermedad que existe. Es peor vivir sin ganas de vivir o sin posibilidad de ello. Causas hay muchas y los médicos para esas enfermedades escasean.

Pero quiero deciros que no tengáis miedo por no saber que decirme o por haberos sentido lejos y no dirigiros a mí. Nunca tengáis temor por lo que hacéis o dejáis de hacer. Muchas cosas son incomprensibles, pero suceden, como la enfermedad, sea esta la que sea. Quiero que sepáis que la enfermedad me ha dado una capacidad de comprensión que quizá antes no tenía. Y que sé que hay que compartirla para trocearla, hacerla más pequeña, repartirla hasta que de ella no quede nada. Lo entiendo y comprendo casi todo. Yo he compartido la mía y por ello quiero que sepáis que aquí me tenéis para compartir lo vuestro. Estar enferma me hace deciros que  no tengáis miedo, contad conmigo, puedo ayudar más de la cuenta. Yo sé de primera mano lo que es el dolor de verdad, físico y del otro, el dolor de la vida.

Personas que traspasan el alma

Mi amiga en su mensaje también me decía:

-En esta vida existen personas que traspasan el alma. Tú eres una de ellas.

Eso es lo que tenemos que proponernos ¡traspasar almas!, ¡querer de verdad!, y para hacerlo no es necesario estar en permanente contacto. Muchas veces las almas caminan de la mano y se sienten unidas en la distancia, sin decir palabras, en una comunicación que va más allá de las limitadas conversaciones.

Por último me hizo llorar:

-Necesito pedirte perdón por no haber estado…

Eso nunca amiga mía. Eso nunca mis queridos compañeros de camino. No os disculpéis por circunstancias en las que la vida os ha puesto. No pidáis perdón por querer y no poder, por no estar y haberlo querido hacer.

El camino…

Cuando quieres ¡quieres! y siempre se está, aunque no se esté.

Os lo diré de otra manera. Es una forma que yo creo que es buena para tranquilizar este paseo por la vida y que en muchas ocasiones se encuentra cortado por fuertes obstáculos:

¡Ama y después haz lo que te dé la gana! Jamás nadie reprochará nada al que ama.

Gracias una vez más. Mi querida amiga, perdona por desvelar tu mensaje, pero forma parte de la curación. Necesitaba compartirlo.

¡Seguimos!

Alejandra Dávila López

Blog: alejandradavila.es

2 mayo 2017

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | 11 comentarios

LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON ¿O NO?

Los sueños sueños son

Hace poco alguien me dijo: te sigo, te leo y te acompaño, si puedes, escribe alguna vez de tus sueños…

Me quedé con las ganas de preguntar si quería que contara sueños que tengo mientras duermo o sueños que tengo al despertar y que quisiera realizar, pero después de darle vueltas me he dado cuenta de que la pregunta sobra: ¡los sueños,  sueños son!

Yo mientras duermo sueño que hablo, que grito y que canto, que estoy bien; que no tengo cáncer…, y cuando despierto deseo absolutamente todo eso que he soñado!, al fin y al cabo ilusiones ocultas que dejamos volar mientras dormimos y sabemos que nadie nos ve.

Entre los sueños están mis pesadillas, de las que despiertas y respiras cuando ves que no es verdad. Aún así sientes miedo y piensas el porqué de ese sueño; sueño muchas veces que caigo al mar, que las olas me envuelven y no puedo respirar; despierto empapada en sudor y pienso!es cierto!, me cuesta respirar y si cayera al mar no podría gritar ¡Sueños que no son sueños!

Estos días he estado un poco en off. Sigo diciendo lo mismo, mi vida ahora es una montaña rusa ¡subo y bajo!, días muy buenos y días muy malos…, pero estoy bien. No dejo de luchar, no dejo de intentar alcanzar mis sueños y hasta que mi cuerpo y mente me lo permitan ¡seguiré!

Como siempre ¡muchas gracias!

Os noto y siento a mi lado

SEGUIMOS.

Alejandra Dávila López

Blog: alejandradavila.es

22 abril 2017

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | 9 comentarios